Primer corto: el origen

Este corto aun estoy considerando convertirlo en el prólogo de la novela, por sugerencia de mi prima. De todas maneras quería que vierais cómo comienza todo el lío de la historia. Empezamos en un pasado muy lejano, aunque la totalidad de la novela va a transcurrir en nuestro tiempo.

¡Disfrutadla!

Primer corto.

Se sentía como el ángel de la muerte, caminando por aquel bosque.

Bosque cuyo suelo estaba cubierto por la nieve y los cuerpos sin vida de los guerreros que habían caído en la batalla, horas antes. Caminaba entre los cadáveres, rematando con su espada a los que aun agonizaban, mientras seguía buscando.

El silencio que se había establecido en el lugar resultaba antinatural y ensordecedor, después de horas de los gritos y golpes del combate.

Miró al cielo, en un intento de calcular la hora. El sol estaba bien alto. La última batalla comenzó al amanecer y duró unas pocas horas, pero se habían sentido como años.

Del ejército que trajera su rey quedaron menos de cincuenta hombres que, en ese momento, andaban reagrupándose y encargándose de los heridos. El enemigo se llevó la peor parte, sin embargo. Los pocos que no habían caído durante el combate estarían huyendo hacia el norte en ese momento.

No le preocupaba que intentaran regresar con refuerzos. La tormenta que se avecinaba se encargaría de ellos antes de que pudieran llegar a ninguna parte, estaba seguro.

En ese instante su mente estaba centrada únicamente en terminar de localizar al último de sus amigos. El último que cayó en esa cruenta guerra y cuyo cuerpo no debía estar demasiado lejos de donde se encontraba, si sus cálculos no estaban equivocados.

Ya tenía reunidos en el claro los cuerpos de Lancelot, Gawain, Galahad, Tristan y Percival. Los fieles guerreros que ahora esperaban a su rey y amigo para hacer su último viaje.

Sus ojos se nublaron con lágrimas al pensar en su buen Lancelot. La historia solo le recordaría por un malentendido. Nadie sabría el leal y dulce compañero que fue, tanto para su rey como para el resto de sus amigos, siempre preocupándose de todo y todos.

Nadie sabría que pecó de un exceso de buen corazón, que cometió el error de creer las mentiras de Morgana.

Pero Arturo también se equivocó. Y por eso le perdonó.

Tampoco sabría nadie, sin embargo, que luchó hasta el último aliento por su amigo, no por la corona.

Y quizás fuera mejor así. Algunas cosas estarían mejor fuera de la historia.

Merlin tembló cuando una ráfaga de aire le golpeó con más violencia de la esperada y atravesó su capa de viaje. A pesar de la insistencia de Arturo, jamás quiso cambiar sus modestas ropas de cazador ni el viejo habito que le delataba como curandero. Se sentía cómodo con ellas y siempre las mantuvo lo más limpias que las circunstancias le permitieran.

La temperatura empezaba a descender peligrosamente y oyó unos aullidos a lo lejos. El tiempo se le agotaba.

Usando su propia espada como bastón, siguió caminando hasta que un extraño brillo azulado en la nieve llamó su atención.

El zafiro que adornaba la empuñadura de Excalibur sobresalía entre la nieve, mostrando donde se encontraba la espada.

Y, a los pocos pasos y oculto por la nieve, pudo distinguir la capa azul de Arturo. Su joven y valiente rey.

Se le escapó un gemido de agonía mientras caía de rodillas junto al cadáver. Su armadura estaba rajada y rota. La camisa que llevaba debajo se encontraba cubierta de sangre. Una de las estocadas había sido directa en el corazón.

– Arturo… ¿Por qué no me hiciste caso? Te advertí que nunca soltaras Excalibur… – murmuró, cerrándole los ojos.

– Está muerto.

Merlin ni se molestó en girarse para comprobar quien era. Pudo ver una figura femenina que conocía bien en el reflejo de su espada.

A su espalda, la Dama del Lago, esa criatura mágica que le entregara Excalibur tiempo atrás, le observaba curiosa.

Verla era siempre toda una experiencia. Su etéreo vestido turquesa se arremolinaba a su alrededor a causa de la magia que desprendía, dando la impresión de que flotaba. Su largo cabello rubio estaba suelto, solo adornado con una diadema de plata y aguamarina.

Sus ojos celestes miraban el cadáver del rey, confundida. Para ella, la vida y muerte humana era algo que no tenía importancia. Un simple parpadeo de luz en una noche oscura.

– Lo sé, milady. – respondió con calma. Hablar con ella siempre había sido como hacerlo con un niño pequeño.

Se sintió viejo y cansado. En el reflejo de la espada pudo verse las arrugas que adornaban su rostro, fruto de la preocupación. Los últimos meses habían sido toda una pesadilla.

En ese tiempo descuidó también su cabello castaño claro, que había crecido más de la cuenta, y la barba. Aparentaba el doble de la edad que tenía.

– ¿Y por qué le hablas?

– Porque… porque no me gusta que este muerto, milady. – eso solo aumentó la confusión de la criatura, pero Merlin no podía ocuparse en ese momento de aclararle las cosas.

Casi no tenía tiempo. Mucho menos las fuerzas para alargar más el asunto. La herida en su costado sangraba profusamente. Seguía en pie por pura fuerza de voluntad y lo que le quedaba de magia. Nada más.

– Te estás muriendo. – Merlin se estremeció más por el tono vacio de emociones en la voz de la Dama del Lago que por el frio que aumentaba cada segundo que pasaba.

– Eso también lo sé, milady.

– Debes devolverme Excalibur. No puedo permitir que quede sin custodia en el mundo mortal.

– Y lo haré. Solo quiero encargarme de ellos primero. No quiero que acaben siendo pasto de las bestias.

– ¿Y tú? ¿Quién va a ocuparse de tu cuerpo cuando mueras?

– Cuando este muerto, poco va a importarme.

Con un gruñido dolorido, Merlin cargó el cuerpo inerte de Arturo al hombro, como si fuera un fardo y recogió Excalibur del suelo. Al empezar a andar, notó como la Dama le seguía.

– Excalibur va a estar triste. No habrá otro tan digno como Arturo para llevarla. – el hombre no la hizo caso. No podía permitirse perder la concentración o acabaría en el suelo. Aun así, le pareció descortés no contestarle.

– Eso me temo.

– Y yo estaré triste. No habrá otro como tú para hablar y jugar al ajedrez.

– Lo siento, milady. Yo no soy inmortal como vos.

Merlin tropezó, casi cayendo al suelo con su carga. Por suerte, un árbol frenó su caída. Solo quedaban unos pocos metros hasta su destino. Ya casi podía vislumbrar el claro donde le esperaban las demás tumbas.

– ¡Yo puedo hacerte inmortal! – el hombre miró a la criatura, casi sin pestañear, antes de darle la espalda de nuevo.

– Pero yo no lo deseo. – con cuidado depositó en el suelo el cuerpo sin vida de su amigo. A su alrededor, en el claro, había varias tumbas ya ocupadas y una vacía.

– ¿Por qué? Te estás muriendo.

– Porque estaría solo.

– ¡No estarías solo! Estarías conmigo. – Merlin sonrió con tristeza.

Cogió Excalibur del suelo, donde la había dejado mientras colocaba el cuerpo sin vida de Arturo en la tumba. A pesar del barro y la sangre, aun se podía leer la inscripción en latín que cubría ambos lados de la hoja.

“Contigo a la victoria. Contigo hasta el final.”

– Y eso sería un honor, milady. – contestó, acariciando la segunda inscripción antes de entregar la espada a la Dama. – Pero la persona a quien más apreciaba ya no estaría a mi lado y me sentiría solo.

– ¿Él? – le preguntó, señalando a Arturo.

– No, no él. Él era como un hermano. Mi aprecio murió un poco antes. – murmuró mirando hacia otra de las tumbas.

La Dama del Lago soltó un bufido, frustrada. No parecía feliz por su negativa. Bueno… no era el problema de Merlin. Él ya tenía suficiente con aguantar hasta que acabara de enterrar a Arturo.

– Excalibur querrá salir. En unos siglos, en unos milenios. Nunca se sabe. Es caprichosa. Pero querrá salir de nuevo a jugar y querrá a Arturo. Le ha cogido… aprecio. – terminó, usando la misma expresión que él usara antes.

– Aja…

– Si te quedas conmigo, puedo usar el poder de Excalibur para traerlos de vuelta a todos… en un futuro. Cuando Excalibur regrese.

Merlin echó un vistazo a la tumba, ya cubierta por la tierra, con triste orgullo. Por fin había acabado. Ahora podría descansar él también.

¿De qué hablaba la Dama del Lago? ¿Traerlos de vuelta?

– ¿A todos?

– A todos.

– Pero… ¿no correríamos el riesgo de que la historia se repitiera? – preguntó, cayendo de rodillas en el suelo. Ya no podía más. Se arrastró los últimos metros hasta acabar sobre una de las tumbas.

Esa era la única que realmente le importaba. Donde podría descansar al fin. Suspiró, cansado. La tumba estaba a los pies de un árbol y Merlin apoyó la espalda en él.

– No necesariamente. – prosiguió la Dama. – Podría hacer que os reunierais de nuevo. Si, es probable que haya algunas cosas que se repitan. Pero no todo está escrito. Sería una segunda oportunidad de evitar que él muera.

– ¿Cómo? – los ojos se le cerraban. Solo quería dormir.

– Excalibur fue creada con hierro de Avalon y parte de lo que los humanos cristianos llamaron la lanza del destino. Tiene un gran poder. Pero necesita ser usado en el momento adecuado.

– ¿Y cuándo será eso? – la criatura se encogió de hombros. El gesto la hizo parecer humana, por una vez.

– Mil… dos mil años… el tiempo es tan relativo…

– ¿Y qué haríamos mientras? – susurró Merlin, ya con los ojos cerrados. Sintió a la Dama tumbarse a su lado, su fría mano en su rostro, apartándole el cabello de la frente.

– Aprender de nuestros errores y jugar al ajedrez.

Merlin asintió, ya sin fuerzas para hablar. Por fin iba a descansar con la persona que amaba.

La mano que tenía en su frente se movió por su pecho hasta la herida de su costado y un frio helado se instaló en su cuerpo.

¿Por qué se sentía que había vendido su alma al diablo?

También puedes descargar el Pdf de este corto aquí.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Primer corto: el origen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s